Hace unos meses al inicio de la pandemia, escribía en este mismo blog mis opiniones de cómo se verían modificados diversos aspectos relacionados con los viajes y el turismo. Mis predicciones en ese momento eran pesimistas y, desgraciadamente, se han cumplido. ¿Pero que pasará en el próximo año?

En primer lugar, creo que muchos países – y a medida que la vacunación se vaya extendiendo- van a levantar algunas (no todas) las restricciones existentes actualmente. El número de vuelos se va a ver igualmente incrementado y los países a los que podamos viajar y que requieran cuarentena serán pocos. Viajar, aunque será posible, continuará no siendo fácil: necesidad de test de entrada y salida y el riesgo de quedarse bloqueado en los países dónde hemos viajado, pueden ser una barrera para alguno viajeros. 

En primer lugar, la introducción del teletrabajo hará, entre los que puedan optar por esta opción, podrán compaginar de forma más flexible el trabajo con el ocio y no tan solo a partir de lugares próximos a su lugar de trabajo sino más lejanos.

Ahora bien, en mi opinión serán dos los grandes cambios a los que vamos asistir. La frecuencia y la duración de los viajes. Los viajes de fin de semana -fuera de nuestras fronteras e incluso interiores- continuaran siendo difíciles al imponer algunos países cuarentenas de una o dos semanas convirtiendo nuestro viaje de fin de semana en un viaje de de 10-15 días. Por ejemplo, Tailandia país turístico por excelencia, está dispuesto a admitir turistas, pero con la condición de que su estancia mínima sea de tres meses. Veremos si este ejemplo se generaliza en todos los países turísticos. Por tora parte y a medida que las tasas de infección por una parte y los niveles de vacunación de la población por otra lo permitan el turismo domestico va a crecer (fundamentalmente en viajes de corta duración) como consecuencia de las promociones destinadas al turismo interior con la idea de quedarse cerca es más seguro y fundamentalmente, ante la falta de turismo internacional. 

En resumen, posiblemente en 2021 asistiremos a viajes internacionales más largos, más flexibilidad y la combinación de ocio y trabajo debido al teletrabajo. El turismo internacional crecerá en 2021 pero en mi opinión viajaremos de una forma diferente y a determinados destinos.