Picaduras de insecto

Cuando viajamos a países con niveles de higiene pobre o bien a zonas con temperaturas tropicales o subtropicales la probabilidad de que suframos picaduras de insecto aumenta. Podemos confundirlas fácilmente entre ellas y puede ser que no le demos importancia a una lesión que puede tener consecuencias para nuestra salud.

Nuestro consejo es: ante la duda consultar con un profesional sanitario.

Veamos algunos ejemplos de las más frecuentes y  qué podemos hacer.

Picaduras de insecto

Picadura de mosquito

Suelen tener una apariencia sobre-elevada, con mucho picor, pero siempre localizado en la zona de la picadura. En principio no les debemos dar importancia y podemos usar cremas o lociones para calmar el picor. No suelen  sobreinfectarse.

Picaduras de insecto

Picadura de pulgas.

Las pulgas son parásitos que se alimentan de sangre y no solo las encontramos en el hombre sino en muchos animales como perros, gatos o animales de granja. Sus picaduras se suelen agrupar formando líneas y nuestra piel reacciona formando un circulo rojizo dentro del cual veremos el punto de inoculación. La sensación de picor es muy intensa.

Picadura de pulgas

Este tipo de picadura no suele tener consecuencias. Hay que lavar bien la zona con agua y jabón y utilizar lociones que calmen el picor. A diferencia de las picaduras de mosquito estas si se pueden infectar al producirse lesiones con el rascado. En este caso hay que consultar con un médico.

Picaduras de chinches

No son raras en los viajeros internacionales sobretodo en el caso de mochileros que duermen en albergues y pensiones. Suelen encontrarse por lo general cerca de donde la gente dormimos : colchones, somieres, cabeceras de la cama, etc.

Picadura de chinches

Son difíciles de ver y se propagan con facilidad en la ropa, maletas, cajas, etc. lo que hará imprescindible eliminarlas de estos lugares para que no se puedan reproducir. Los repelentes que usamos pueden producir cierta protección pero no son muy eficaces al igual que las mosquiteras si la cama está infectada. No requieren tratamiento específico. Lavar bien la zona y utilizar productos calmantes. Un consejo, al volver de países con niveles de higiene bajos lavar la ropa con agua muy caliente y revisar el equipaje así evitaremos que parasiten nuestro hogar.

Picadura de garrapata

En este caso si puede comportar un riesgo para nuestra salud deberíamos consultar siempre con un médico. Enfermedades relacionadas con estas picaduras estarían la fiebre botonosa, la enfermedad de Lyme y la encefalitis centro-europea, por ejemplo. La garrapatas se suelen encontrar en perros y otros animales domésticos y también salvajes.

Picadura de garrapata

Si la garrapata sigue adherida a nuestra piel, no intentes extraerla ya que el aguijón pueden quedar en el interior de la herida. No uses remedios tradicionales para extraerlas. Es importante actuar en las primeras 48 horas para administrar antibióticos lo antes posible.

Nuestra recomendación es que ante cualquier duda consultemos siempre con un médico. Dependiendo del país nos podemos encontrar con picaduras de araña, hormigas o alacranes con lo que la actuación para evitar consecuencias graves debe ser rápida.

Nota: fotografías realizadas por el Dr. Josep Mª Ramon.

Por |2018-10-29T10:59:29+00:00octubre 29th, 2018|Picaduras de insecto|

Deja tu comentario