Un estudio realizado en la Universidad de Harvard en Estados Unidos ha comprobado que puede ser mucho mejor medicar los mosquitos con fármacos antimaláricos que eliminarlos.
Los investigadores trataron las mosquiteras con un fármaco –atovaquone- usado en las medicaciones administradas como profilaxis para la malaria y comprobaron que dicha medicación puede ser absorbida por los mosquitos evitando, de esta forma, el desarrollo del parásito y el contagio a partir de sus picaduras.
Este estudio demuestra que al usar estos fármacos al tratar las mosquiteras puede ser una forma efectiva para reducir los casos de malaria y una forma de disminuir el problema creciente de resistencias de estos mosquitos a los insecticidas habituales. Al eliminar los parásitos de la malaria en el mosquito, mas que eliminarlo con insecticidas, controlamos por una parte, su transmisión y por otra, el desarrollo de resistencias a los insecticidas.
La malaria es un problema importante de Salud Pública en todo el mundo y solo cada año mueren más de 400.000 personas debido a esta enfermedad. En los últimos años una de las estrategias más utilizadas para evitar la infección en los países endémicos era el tratamiento de las mosquiteras con insecticidas y esta medida, puede ser la responsable de la reducción de más del 50 % de casos de malaria en dichos países.
Sin embargo, cada vez se ha observado con más frecuencia la resistencia de estos mosquitos a los insecticidas haciendo imprescindible otras medidas para evitar el contagio y los casos de enfermedad por lo que este estudio aporta una buena solución para controlar los casos de enfermedad.