El cambio horario, la repentina exposición a considerables cambios de altitud, humedad, flora microbiana y temperatura, el estrés y la fatiga del viajero, pueden provocar una desestabilización de enfermedades crónicas.
Por ello las personas afectadas por un problema de salud crónico deberán tener en cuenta los siguientes principios:

  • Planificar con tiempo el viaje para que su medico especialista pueda adoptar las medidas sanitarias
    oportunas.
  • Llevar una identificación visible, que permita conocer sus datos personales y la enfermedad que
    padece.
  • Llevar un informe médico, preferentemente en ingles, explicando su situación actual, la medicación que está tomando (incluidos los nombres genéricos de los medicamentos) y las dosis prescritas, así como el nombre y datos de contacto de su médico.
  • Llevar la medicación suficiente para la duración del viaje, e incluso cierta cantidad de reserva.
  •  Consultar con una Unidad especializada en medicina del viajero. En el caso de algunas enfermedades y medicaciones puede existir una incompatibilidad con ciertas vacunas
SOLICITAR HORA DE VISITA